Yabo Torbo


viernes, 1 de noviembre de 2013

Invierno

El sol se oculta suavemente sobre los tejados
mientras llama al invierno con un hilo de voz calmado.

Las calles se inundan de un viento gélido, relajado,
Madrid se cubre de noche e ilumina los corazones apagados.

Los pájaros ya no vuelan ni se acercan a mi lado,
el verano se ha ido y con él su calor inflamado.

Las manos se congelan y dan paso a un corazón sosegado.
La ventana se cierra y fabrica un hogar caldeado.

Sombras que esconden un oscuro legado
hombres que no son niños, cada día son más ancianos.

Nubes que tapan heridas de espíritu enjaulado,
ya es libre, ya llegó a la cima y ve el camino andado.


No hay comentarios: