Yabo Torbo


martes, 8 de marzo de 2011

Standstill: Espectáculo ROOOM (Círculo de Bellas Artes, Madrid - 7/3/2011)

Sería muy difícil expresar con palabras lo que viví, sentí percibí...hace apenas unas horas; ya que un espectáculo audiovisual de estas características, con estos músicos (más que musicos, creadores de arte, multidisciplinados y transmisores de emociones) hay que vivirlo en carne propia.

No seré yo quien desvele alguna de las partes de las que consta el montaje pero empecemos por el principio. "Adelante Bonaparte"; de cabo a rabo, 5 personas en el escenario con diversos instrumentos, una pantalla tríptica y una sucesión de proyecciones combinadas con luces variantes. Cuando entras en el teatro del círculo de Bellas Artes (capacidad reducida) y se apagan las luces sabes que no va a ser un "concierto" más; los chicos de Standstill lo saben, Enric Montefusco (vocalista) lo sabe...y ellos no ignoran al público, pero exponen su historia desde un punto de vista céntrico; están ahí, puedes verlos, pero se retroalimentan de su propio arte a medida que el show avanza.

Intenso, muy intenso; puedes pasar del amor al odio, del alivio al agobio (y viceversa) del recuerdo al perdón... intenso, muy intenso. Técnicamente rozan la perfección, avanzan como una máquina perfecta, y muy bien engrasada. Es común verles rotándose de instrumentos con una sincronía especial.

La parte visual es el gran poder de ROOOM. El espectador vuela dirigido por la música y las imágenes. Cada persona en cada butaca imagina un universo personal; creado por Standstill, y convierte cada historia, cada imagen, cada nota, en una interpretación personal. Todo ello facilita un viaje interior, donde vaciarse y llenarse al mismo tiempo. A la salida del teatro en cuando de verdad empieza ROOOM, cuando de verdad te das cuenta de lo que has visto y empiezas a interiorizarlo.

Solo puedo decir que si tienes la oportunidad de compartir esta experiencia no dudes en acercarte a ROOOM, acercarte a Standstill, acercarte a Bonaparte; en definitiva, acercarte a tí mismo.

No hay comentarios: