Yabo Torbo


domingo, 9 de enero de 2011


...y de repente ella traspasó súbitamente el techo de la habitación,
prendió fuego a la cama y dejó un silencio que se clavaba en lo más profundo del alma.

...destrozó todos los relojes de la casa abriendo fuego contra todas las puertas cerradas,
se marcó un baile esquivando el SOL y abrazando al LA.

...vomitó colores jamás inventados mientras hiptonizaba a las masas,
esquivó las nubes negras, los días lluviosos, subió hasta la luna y allí se quedó dormida.

...embriagó a todos con su canto componiendo una sinfonía perfecta en su forma,
selló los mares, hablando sin necesidad de hablar y mirando más allá del mundo real.

...y al final se construyó una casa cerca del mar, allí paso mil años, una eternidad;
detuvo la guerra, proclamó la paz, y después , y sin forzar ni una sonrisa, se puso a llorar.


Foto: Trieste (Italia)

No hay comentarios: