Yabo Torbo


lunes, 28 de junio de 2010

Kiss (Madrid - 22 de Junio)


Los aledaños del Palacio de los Deportes de Madrid parecían sacados de la película “Cero en Conducta”. Miles de fanáticos de la banda de Detroit se congregaban bajo el sol de Madrid ataviados con todos los complementos que los caracterizan y como no con las pinturas de guerra que forman parte de la imagen mundialmente conocida de Kiss. Abundaban los “Paul Stanley” y los “Genne Simons” (componentes originales). La locura se iba desatando demostrando la fidelidad de los fans en los que a universo Kiss se refiere cuando Tommy Tayer y Genne Simons se asomaban a las interminables colas que abarrotaban las calles aledañas al Palacio. Ya en el interior la primera sorpresa de la noche: “Imperial State Electric”. El grupo formado por una mezcla de componentes de Backyard Babies y Hellacopters encendió el ambiente con su rock clásico sin prejuicios. 45 minutos de eléctrico material que culminó con la aparición en escena del polifacético Dregen, ex de los Hellacopter y cabeza visible que ha encumbrado a los Backyard Babies como ídolos del Rock a escala mundial. Gran directo el de esta banda que dejó el ambiente listo para los estratosféricos Kiss.
Y es que ese es el adjetivo, estratosférico, apabullante, espectacular, grandioso…Los Kiss son así. Ya desde el principio del concierto se avisa: ¿Queríais lo mejor? Aquí tenéis lo mejor… Y es verdad que vienen explotando la misma fórmula desde hace décadas, es verdad que ninguno de ellos tiene la misma energía, es verdad que ya se sucedieron multitud de relevos generacionales en el mundo de la música, pero ahí estaban ellos. Fue como volver a tener 15 años, poder disfrutar de los grandes clásicos de toda una leyenda. Paul Stanley es un tipo peculiar; él sabe que haga lo que haga tiene a 16 mil personas que se están volviendo local por cualquiera de sus movimientos, sabe que tiene el poder y sabe como explotarlo. Como bien decía Genne Simons en las entrevistas: “Una persona que paga 60 dólares quiere ver un buen show” y eso es lo que Kiss ofrece, simple y llanamente. Plataformas que más bien parecían cohetes, pantallas, explosiones, Genne volando por los aires mientras escupe sangre por la boca, Paul sobrevolando el público con una tirolina entre los compases de “I was made for loving you”, Eric Singer despegando con su batería, Tommy Tayer disparando cohetes con su guitarra, y es que como ya he dicho antes, eso es Kiss.
En el terreno musical poco que contar. Paul y Genne en su línea, sonando correctos, sin alardes. Tommy Tayer metido bien en su papel de chico espacial y sobre todo Eric Singer a la batería. Lo más destacable, el gran músico de sesión de Alice Cooper, entre otros, sabe como hacer las veces de gran percusionista y las veces de gran cantante de coros. Quizás todos nos quedamos fríos con los temas del último disco “Sonic Boom”, seamos razonables, Kiss nunca volverá a sacar nada parecido a lo que eran, y nadie espera una revolución del rock con los tiempos que corren, por eso todos queríamos clásicos. Deuce, Crazy Nights, Calling Dr.Love, Love Gun, Black Diamond…”¡a eso mismo nos referíamos!”, parecía gritar la audiencia. Paul sabe cuando tiene que poner su carisma para subir al público y es que con un solo gesto es capaz de cambiar al actitud de todo un pabellón. El mejor momento llegaría durante el comienzo del bis; Eric Singer se bajó de su fortaleza al terreno de los mortales para interpretar todos juntos en acústico un increíble “Beth”; fue entonces cuando supimos que detrás de aquellas máscaras, fuegos, pantallas…se escondía una banda de rock con su conrazoncito. De nuevo una recta final de vértigo con un “I Was MAde For Loving You” que Paul interpretó desde una plataforma en medio del pabellón a la que accedió sobrevolándonos a todos con una tirolina. “God Gace Rock and Roll to you” y el himno “Rock and Roll All Night” cerraron la velada acompañados de kilso y kilos de confetti, cohetes, fuegos y más cohetes.
Y es que para ser sinceros puede que el Rock de antaño haya sido sepultado por los nuevos talentos, que la música haya tomado otros rumbos a tierras lejanas, que solo bandas como Muse tengan que ofrecernos algo nuevo en el terreno de lo musical o del directo, que hace tiempo que los himnos de generaciones anteriores ya se han apagado en el mundo tan dinámico que nos rodea; pero puedo decir que ver en directo a una banda como Kiss le despierta el espíritu a cualquiera…me gustaría ver a mi al señor Matt Bellamy cuando llegue a los 60 y pueda aguantar 2 horas y media de puro espectáculo…

Escenografía: 10
Sonido: 8
Repertorio: 8


Set-list:

1. Modern Day Delilah
2. Cold Gin
3. Let Me Go, Rock'n'roll
4. Firehouse
5. Say Yeah
6.Deuce
7. Crazy Crazy Nights
8. Calling Dr. Love
9. Shock Me
10. I'm An Animal
11. 100,000 Years
12. I Love It Loud
13. Love Gun
14. Black Diamond
15. Detroit Rock City

Bis

16. Beth
17. Forever
18. Lick It Up
19. Shout It Out Loud
20. I Was Made For Lovin' You
21. God Gave Rock 'n' Roll to You II (de Argent)
22. Rock And Roll All Nite


No hay comentarios: