Yabo Torbo


martes, 9 de marzo de 2010

La inspiración


La inpiración nunca avisa, siempre llega cuando no se la espera;
puede ser en un turbio día o a la vuelta de la esquina.

La inspiración ni se espera ni se codicia,
solo se tiene la esperanza de verla curándote una herida.

La inspiración ni corre ni vuela,
camina lentamente y se posa en las encinas.

La inspiración no se posee, ni se compra ni se vende,
se pacta con algún demonio en cubículos o cabinas.

La inspiración no se contagia, no se contamina,
se queda esperando al hombre de la gabardina.

La inspiración solo llega el día que más la olvidas,
sales a su encuentro y ella te ilumina.

1 comentario:

R. dijo...

Toda la fotaza...
bonita reflexión.
Ya queda poco para ver tu jeto.
Baci.