Yabo Torbo


miércoles, 2 de diciembre de 2009

1,2,3 Sombra

"La mañana ya llegó, hoy puede ser un gran día"


Nunca sabremos para lo que estamos destinados; qué función desempeñaremos en un futuro no muy lejano. Quizás esto parezca una broma cruel de un destino que nos espera a la vuelta de cualquier esquina y esboza una malévola sonrisa cuando nos ve actuar en nuestro día a día, perdidos como abejas sin panal. Quién sabe si nos depara la gloria, la felicidad, la verdad, o por el contrario nuestros peores miedos se vuelvan realidad. Solo se que lo único que no nos puede arrebatar es nuestro "ahora"; lo tenemos delante de las narices, húmedo, frío, doloroso, constante, asfixiante, agobiante... pero en definitiva Vivo. Todo pasa tan rápido que no da tiempo ni a comprender como hemos caido dentro del recipiente cerrado y sellado. Menos mal que siempre está ella para consolarnos, para aliviarnos, para mecernos en su regazo, sosegarnos con calma y calmandonos con paz. Y si mañana muero en el intento por favor decidle que siempre la quise.

2 comentarios:

Santiago Bullard dijo...

Yo también te quise siempre ;)

Raquel M. Soto dijo...

No me salían tus actualizaciones en mi blog. Qué guapo, estás todo filosófico. Podrías publicar ésta en el fanzine de una amiga, su número dos trata sobre la música, y supongo que te refieres a ella. Un bacio. Ya estoy en España.