Yabo Torbo


jueves, 22 de octubre de 2009

Granchester

Las aberturas mentales del pastel que hay justo encima del picaporte rojo son de carácter blanquecino y obsceno. No obstante el milimétrico sistema de devoción que narra las hazañas de picos sub-etéreos de las ninfas aladas se encuentra justo en su índice máximo de abrasión. Así pues, la popularidad del erizo cabizbajo que cuelga del alfeizar derecho del subgénero colectivo dará lugar a la nueva ola de crepúsculos y engaños, todo ello caramelizado con un toque de frescura colosal.


1 comentario:

Raquel M. Soto dijo...

Te habrás quedado ancho, ¿no?